El tesoro del voluntariado, el tesoro de Horizonte

«La primera cualidad del amor altruista es escuchar atentamente las necesidades del otro. El altruismo nace de las necesidades del otro y las hace suyas». Alexandre Jollien.

A lo largo de la historia, muchas han sido las teorías explicativas de la conducta altruista. Desde las teorías normativas que parten del supuesto de que la conducta altruista está influida por el grado de obligación moral que lleva a la persona a realizar acciones de ayuda a los demás hasta las teorías de reacciones emocionales que describen que las personas experimentan un cierto grado de inquietud empática al identificarse con personas o colectivos que necesitan ayuda y les invaden sentimientos de compasión, ternura, cordialidad y simpatía hacia ellas/s.

La pasada semana, el Consejo de Gobierno de la Junta de Andalucía aprobó la nueva Ley Andaluza de Voluntariado, que regulará la participación de los menores a partir de los 12 años, que podrá hacerse efectiva con la autorización expresa de sus progenitores y siempre que no perjudique su desarrollo, formación y escolarización. Asimismo, reconocerá modalidades no presenciales vinculadas a las nuevas tecnologías y creará la figura del voluntariado digital.

A los efectos de la esta Ley, se entiende por voluntariado el conjunto de actividades de interés general desarrolladas por personas físicas, siempre que reúnan los siguientes requisitos:

a) Que tengan carácter solidario.

b) Que su realización sea libre y responsable, sin que tengan su causa en una obligación personal o deber jurídico y sea asumida voluntariamente.

c) Que se lleven a cabo sin contraprestación económica o material,

d) Que se desarrollen de forma organizada a través de entidades de voluntariado con arreglo a programas concretos.

Ya en la LEY 7/2001, de 12 de julio, del Voluntariado se exponía que “la solidaridad, el altruismo y el compromiso con la vida comunitaria son valores profundamente arraigados en la tradición social y cultural de Andalucía. Preocuparse por los demás, ofrecer de forma espontánea y generosa la ayuda a quien lo necesita, implicarse personalmente en los problemas comunes, son actitudes cotidianas sobre las que se ha ido construyendo una sociedad cuyo sentido humanitario y tolerante constituyen rasgos fundamentales de un patrimonio cívico que se debe preservar y promocionar.”

Existen muchas definiciones de la conducta altruista pero la idea común que subyace a todas ellas es que la conducta altruista o prosocial es aquella que se realiza en beneficio de otro, en libertad de elección y sin recompensa aparente por su ejecución.

Con estas líneas quiero rendir homenaje a los voluntarios de Horizonte Proyecto Hombre Marbella. A los que ya no están y han contribuido a la mejora de esta asociación en pro del cumplimiento de sus objetivos y a los que, actualmente, están atentos y tienen en cuenta las necesidades de nuestro colectivo haciendo suyas sus necesidades. A los que no entienden su ayuda hacia los demás como un sacrificio sino como un sentimiento de responsabilidad, de alegría y de profunda satisfacción por hacer el bien a los otros. A los que conceden valor a los otros y se sienten afectados por ello. A los que saben que con una aportación suya contribuyen, en poco o mucho, a aliviar una situación de necesidad de otra persona. A los que hacen suya la situación de necesidad de los demás y luchan por satisfacerla. A los que se sienten uno más de Horizonte Proyecto Hombre Marbella y hacen de su trabajo en nuestra asociación “su manera de ser”.

Muchos son los programas (Vivienda de Apoyo al Tratamiento; Grupos de Apoyo a las Familias; Centros de Integración Socioeducativa; Rastrillos en la Alameda; Tienda-Rastrillo permanente; La Esquina Solidaria; Cuestaciones parroquiales; PIVESPORT; etc.) en los que nuestros voluntarios, como un ejército de ilusión, compromiso, responsabilidad y altruismo, dedican su tiempo en ayudar a personas que por sus circunstancias particulares, se han visto atrapados en el laberinto de las adicciones. Muchos son también los voluntarios que contribuyen diariamente a la mejora continua de esta asociación y la hace cada vez más grande. Mucho también es el trabajo que nos queda por hacer y el camino por recorrer.

Por todo ello, si aún no conoces todos los programas de Horizonte Proyecto Hombre en los que puedes demostrar “tu manera de ser como voluntario”, sólo tienes que contactar con nosotros, valorar cuál se adapta mejor a tus motivaciones y convertir tus actitudes de ayuda hacia los demás en acciones.

Gracias a los que estuvisteis, a todos los que estáis y bienvenidos a los que queráis transitar por este camino con nosotros.

Voluntariado Horizonte

Concha Hurtado – Coordinadora de Voluntariado

voluntariado@horizonteproyectohombremarbella.org

 

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *