• tratamientos

Programas de Proyecto Hombre (PH)

Programa Base o Tradicional

Destinado a personas con problemas de adicción (con o sin sustancia) u otras dificultades emocionales que han fracasado en su intento individual o grupal de superarla mediante otros métodos o no han seguido ningún programa para ello. Consta de tres fases, cuya duración depende del perfil de cada usuario y la evolución de su proceso:

Fase de Motivación o Acogida: se lleva a cabo en la sede de nuestra Asociación, en Marbella. Aquí la persona debe adquirir, libre pero rigurosamente, unos compromisos básicos dirigidos a la abstinencia, cambios en el estilo de vida y motivación al tratamiento.

Comunidad Terapéutica: se desarrolla en Algarrobo Costa, en el centro gestionado por Proyecto Hombre Málaga. Aborda en profundidad el trabajo de crecimiento personal, autoconocimiento, gestión emocional e interiorización de valores.

Fase de Reinserción Socio-laboral: la persona es atendida de nuevo en nuestra sede de Marbella, en un proceso de normalización de lo personal, familiar, uso del ocio y tiempo libre, incorporación laboral o formativa, y relaciones sociales, en un continuo de tres fases graduales a las que se va accediendo en función del nivel de responsabilidad y madurez en la respuesta a los propios objetivos.

Programa Concilia

Dirigido a personas con problemas de adicción (con o sin sustancias) u otras dificultades emocionales que tienen conciencia del problema y motivación al tratamiento, con la posibilidad de compaginarlo con una actividad laboral o formativa. Consta de tres fases:

En la primera tanto el usuario como sus familiares o acompañantes asisten una tarde a la semana durante dos horas para realizar terapia grupal; el usuario acuda además otratarde a la semana a terapia individual, durante 45 minutos. Esta fase dura unos cuatro meses, dependiendo del perfil personal y familiar, del daño producido por la adicción y de otros factores del entorno.

En la segunda fase se mantienen los grupos semanales pero la asistencia individual se realiza cada dos semanas. Tiene una duración promedio de seis a ocho meses.

En la tercera y última fase las reuniones de grupo, tanto del usuario como de su familia, se llevan a cabo cada dos semanas. Y el coloquio individual se adecua en función de las necesidades personales respecto a la toma de conciencia del problema y la motivación para superarlo definitivamente. La duración de esta tercera fase no suele superar los seis meses.

Programa Adolescentes

Destinado a menores de edad, entre 13 y 18 años,que han comenzado a consumir o sufren adicciones sin presencia de sustancia: videojuegos, tabletas, móviles, redes sociales, ciberapuestas… También se atienden otras situaciones conflictivas como problemas de conducta, violencia, dificultades en las relaciones familiares, etc., siempre desde la perspectiva educativo-terapéutica propia de Proyecto Hombre.

Una vez al mes se actúa principalmente con el menor, otra con los padres del menor; la tercera juntos, y la última se realizan “experiencias de impacto”: dinámicas, seminarios, etc., donde se trabajan de manera dinámica los objetivos del mes. Esta “experiencia de impacto” se realiza generalmente en grupo. Se realizan los lunes o martes por la tarde (adaptándonos a las circunstancias familiares) a excepción de las “experiencias de impacto” que serán regularmente los lunes.

Convivencias

Estancias fuera de nuestra sede en las que se afrontan diversos temas: familia, soledad, sexualidad… Asisten usuarios y familiares de cualquiera de los Programas. Se realizan 10 al año: seis de un día y cuatro de dos días.

Ayuda y orientación familiar

La actitud y el compromiso de las familias y acompañantes de las personas con adicción o problemas de conducta son fundamentales para su rehabilitación. Por ello deben asistir a las sesiones de Autoayuda, Comunicaciones y Grupos Cero o de Iniciación,con una frecuencia variable en función de cada etapa del proceso. Los participantes no sólo reconocen obtener unos recursos indispensables para afrontar con entereza y eficacia el problema de la persona a la que acompañan en la terapia, sino que manifiestan sentirse más capacitados para gestionar mejor sus propias decisiones y los frecuentes contratiempos comunes en la vida de toda persona.

Vivienda de Apoyo al Tratamiento – VAT (no PH)

A los usuarios que, por razones de distancia u otros motivos, no pueden vivir en su propia casa con la familia, se les facilita la posibilidad de residir en un piso tutelado 24 horaspor educadores y voluntarios. Los hábitos y normas de convivencia, así como la ejecución de tareas propias de toda vivienda familiar, son un recurso adicional en el camino por recorrer.

Calidad

Los programas terapéuticos de la Asociación Horizonte están acreditados por AENOR en la norma UNE-EN ISO 9001.